martes, 31 de julio de 2012

Los colores litúrgicos

   Con esto de las noticias de Santiago y que se vió al obispo vestido de color rojo y de que veis a los sacerdotes vestidos de varios colores, alguien me ha preguntado si el color se escoge libremente.
   He decidido explicaros los colores que se usan en la liturgia y cuándo se usa cada uno



    Antes del siglo XII no había reglas universales sobre el color de los vestidos litúrgicos a lo largo de los tiempos del año litúrgico. Parece que había una regla general, todavía ahora seguida en las Iglesias del Oriente: que las fiestas más solemnes piden colores más claros y que las celebraciones penitenciales o más sombrías piden colores más oscuros.
 
    El color de los vestidos es una manera de señalar el cambio de los tiempos litúrgicos y su espíritu. También podría usarse ese color de otros modos en el espacio celebrativo. En un tiempo, el Misal romano mandaba que los altares estuvieran completamente cubiertos con un paño (el "antipendio" o frontal) del color litúrgico del día. Sobre este paño se colocaban los tres manteles blancos de altar. También se mandaba que el paño que cubría el sagrario hiciera juego con el color del día.

   En la actualidad en España la Iglesia emplea para celebrar los actos litúrgicos  siete colores:
- el blanco, color de la verdad, la pureza, la alegría, la vida y la luz   para todo el tiempo de Pascua  y la Navidad, para las fiestas del Señor (salvo excepciones), de la Virgen, de los santos y santas, así como para el sacramento de la Unción, Bautismo y Matrimonios;
- el rojo, color que recuerda el fuego, el ardor y la sangre por lo que representa el martirio, para el Domingo de Ramos, Viernes Santo, Pentecostés, Exaltación de la Santa Cruz, fiestas del Espíritu Santo y fiestas de apóstoles y mártires pudiéndose usar también en el sacramento de la Confirmación. Es también el color litúrgico a la muerte de un Papa, en recuerdo del primero, San Pedro, que murió martir;
- el verde, recuerda el crecimiento, la vida latente y la esperanza, como esperanza de la venida del Señor se usa en el tiempo ordinario;
- el morado, color penitencial, se usa en Adviento y en Cuaresma;
- el negro se podría emplear en misas de difuntos, aunque hoy está en desuso y su uso es facultativo;

También el rosa es color litúrgico, significando alegría y pudiéndose usar el III domingo de Adviento y el IV de Cuaresma en los llamados domingos de Gaudete y Laetare respectivamente. Son los antepenúltimos domingo de Adviento y Cuaresma y se usa este morado suavizado para indicar que el fin del tiempo litúrgico está cercano;
   Y por último el celeste: en la Iglesia romana, el azul no ha sido nunca universalmente usado como color litúrgico, aunque en el siglo XIX fue permitido como privilegio en España y en los territorios misioneros hispánicos (como México y California) para la fiesta de la Inmaculada Concepción. 


 
   Con respecto a los colores de las vestiduras (sotana) el blanco es el color propio del Papa, el rojo de los cardenales, el morado para los obispos y el negro para los presbíteros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada